No existe canción sin poesía.

«Noviembre
puede ser una conquista,
porque vuelve otra vez
sobre los toldos,
las horquillas de nácar imitado,
los abrigos baratos de entretiempo
donde tú te escondías
de pronto y mi deseo».

Por mucho que me esforzara, no encontraría mejor manera de comenzar que con este poema de Luis García Montero, titulado ‘En los días de lluvia’. Ayer, noviembre fue una conquista. Un descubrimiento. Un regalo. García Montero fue uno de los participantes en el coloquio ‘Poesía y canción’, que tuvo lugar, enmarcado en la celebración del XL Premio de Poesía Ciudad de Burgos -que ha ganado Adolfo Cueto por el poemario ‘Diverso.es’-, en la Sala Polisón del Teatro Principal de la ciudad castellano y leonesa. Junto a él, estuvieron el también poeta Benjamín Prado y los músicos Pedro Guerra y Rubén Pozo, uno de los miembros de Pereza.

Los cuatro debatieron sobre los vínculos entre el género poético y la canción, y todos ellos coincidieron en resaltar lo que muchos ya descubrimos hace tiempo: que es casi imposible entender la segunda sin el primero. Pedro Guerra pronunció el argumento que sentenció el juicio común, y lo hizo en referencia al disco ‘La palabra en el aire’, que publicó en 2003, en el que musicaba versos de Ángel González: «Siento que esa música ya estaba dentro de esos poemas, yo sólo la interpreté». Y añadía: «Todo poema tiene una musicalidad interna».

Y dio prueba de ello interpretando en directo, a medio camino entre concierto y recital, cuatro de los temas que conforman ese álbum. Rubén Pozo hizo lo propio y se armó con la guitarra, que definió como «su medio», para deleitar al público con cuatro de las piezas que componen su primer disco en solitario, ‘Lo que más’. Demostró, al igual que Guerra, cómo «la música sirve de gancho al público», como el mismo expresó, y le acerca a la poesía, ese género complicado para algunos, incomprensible para otros, imprescindible para un número cada vez mayor de lectores, puede que gracias al papel conciliador de la música. En palabras de García Montero, «la música le devuelve a la poesía la conexión con el público».

Pero quizá las reflexiones más destacadas de cuantas se hicieron ayer en el Teatro Principal de la capital burgalesa fueron las que giraron en torno a la poesía y la canción, en particular, y la Cultura, en general, como instrumento para hacer pensar. «Empecé a escribir poesía porque leí a Federico García Lorca. Mi tesis doctoral fue sobre la figura de Rafael Alberti. He escrito sobre Antonio Machado. En clase, explico a San Juan de la Cruz y Jovellanos. Todos ellos sufrieron por sus ideas políticas», apuntaba Luis García Montero. «Es muy difícil dedicarte a la creación sin que tu imaginación no se convierta en una alternativa a lo que no te gusta», continuaba. «La poesía, la literatura, la Cultura, nos ayuda a ponernos en el lugar del otro, a que tengamos más respeto, más conciencia. Estoy convencido de que debemos reivindicar la Cultura como algo que forme a la gente», concluía.

Mientras, sentado a su lado, Benjamín Prado asentía, y añadía el comentario más acertado, posiblemente, de la tarde: «No ha habido dictador en este mundo que no haya prohibido la libertad de expresión, y no ha valido de nada: siempre ha habido quien ha guardado un ejemplar del libro prohibido; esa guerra no la pueden ganar». Touché.

Anuncios

2 comentarios en “No existe canción sin poesía.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s